Mamá, me he bloqueado

Consejos contra el bloqueo creativo

Bloquearnos a la hora de escribir nos pasa a todos, es un hecho. La frustración generada muchas veces por esa sensación, a veces nos lleva al bucle de ‘no acción’ (como yo lo llamo). Cuanto antes busquemos la solución a ese bloqueo mental, antes conseguiremos ponernos a escribir.

He recopilado unos cuantos trucos que pueden funcionar fácilmente para cualquier persona. Solo hace falta sonreír y seguir adelante.

  1. Sal del bucle. Y no hay nada mejor que hacerlo incluso físicamente:
    • Date un paseíto. Estirando las piernas y lejos de la pantalla las cosas se ven de otra manera.
    • Levántate de tu lugar de trabajo y escucha música durante un rato. La música nos devuelve un poco a nuestra zona creativa. Incluso puede que te dé por marcarte unos pasos locos.
    • Deja de lado tu proyecto por un momento y mira alguna web molona, visita blogs de expertos sobre el tema o, incluso, pasa un poco el rato en Pinterest. ‘Creativity is everywhere’.
  2. Busca otro lugar donde teclear. Al menos durante un rato. Cambiar de escenario habitual siempre surte efecto. Otra habitación, en un bar que te parezca agradable… O no. El bullicio no significa necesariamente distracción, ¿verdad?.
  3. Divide el tema que has elegido en varias partes. Normalmente funciona comenzar a escribir por la que te parece más fácil. Una vez que has calentado motores, todo va mucho más rodado.
  4. Márcate un pequeño ritual antes de ponerte a escribir. Por ejemplo: cerrar todas las ventanas de mi navegador y quedarme única y exclusivamente con las estrictamente necesarias. Una de las cosas de las que me di cuenta al leer el post de Laura sobre productividad es que siempre mantenía mi email abierto. T-E-R-R-I-B-L-E. Ahora funciono mucho mejor, sí señora.
  5. Comienza la casa por el tejado. Puedes comenzar escribiendo el ‘call to action’ que va a llevar tu post, el extracto, quizá el título… Es posible que buscando las imágenes que acompañarán a tu texto, se encienda la chispa adecuada.
  6. Vuelve a lo analógico. Considera la posibilidad, y considérala muy en serio, de cerrar tu ordenador, coger papel y boli y recordar la maravillosa sensación de escribir a mano.
  7. Utiliza las nuevas tecnologías. También puedes cerrar tu ordenador pero esta vez para grabar tu voz. ¿Qué te parece hablar sobre el tema en cuestión sin pensar en tildes, gramática o espacios?
  8. ¡Prémiate! Haz un trato contigo mismo y, cuando consigas terminar el post o ese capítulo atragantado, prémiate con algo que te apetezca mucho. Pero solo cuando lo hayas conseguido, ¿eh?
  9. Pon un tomate en tu vida. La técnica del pomodoro a mí personalmente me funciona muy bien. A veces el hecho de tener un montón de tareas por realizar o la sensación de que te queda mucho tiempo, te hace remolonear y no ponerte nunca. Esta técnica te ayuda a enfocar tu mente durante un tiempo limitado y eres capaz de realizar todo lo que te propongas. Se trata de coger un reloj (el del móvil mismo) y poner la alarma dentro de 25 minutos. Durante ese tiempo solo puedes hacer eso que te has propuesto: escribir.
  10. Una cosa para cada día y cada cosa en su día. Además, creo que es muy importante la planificación. Jorge nos explicaba hace unas semanas algunas claves para organizar nuestro contenido en un calendario. Realmente, si tienes claro sobre qué vas a escribir y cuándo quieres tenerlo listo, la ansiedad de la incertidumbre (que nos puede jugar malas pasadas) desaparece. Planifica, organiza y…
  11. Ases en la manga. Guárdate unos cuantos. Si tienes una buena racha, escribe más de lo que necesitas para tener varios post en borradores. Es la mejor forma de no bloquearte porque no llegas a tiempo para el ‘deadline’.

¡Que ningún bloqueo tonto te frene! Detéctalo, desmitifícalo y haz que tu mensaje salga ahí fuera.

Sobre Paula Siguero 5 Artículos
Filóloga revolviendo la comunicación 2.0 El optimismo digital y el analógico son mi mejor opción, siempre.

4 Trackbacks / Pingbacks

  1. Bitacoras.com
  2. Los factores externos que te bloquean al crear contenidos | Superblogger
  3. Pon un blog en tu vida: 10 razones para convertirte en blogger | Superblogger
  4. No tires la toalla: cómo volver al blogging tras una larga ausencia | Superblogger

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*