La pesadilla de elegir mal el dominio de tu blog

Atención, este artículo está basado en hechos reales: Una fría mañana de invierno, Juan, propietario del exitoso blog de viajes por España juanpor25.com, se encontraba desayunando cuando se enteró por una revista de marketing que un dominio .es podía ser beneficioso para el SEO. Lamentablemente, Juan había registrado el nombre de su blog como un dominio .com porque le sonaba más internacional, pese a que estaba destinado a ciudadanos españoles. Acto seguido, se dirigió con paso decidido al ordenador, lo encendió y, después de leer cuatro o cinco artículos, compró el dominio acabado en .es al cual redirigió el antiguo. Sin embargo, aquel día empezaron los problemas… El blog juanpor25 nunca volvió a ser el mismo…

No tengas miedo, pero ese primer paso que muchos ignoran al crear un blog puede condicionar toda tu estrategia en el futuro. Registrar un dominio no es como para tomárselo a la ligera. Salvo que no te importe pasar terror por las noches, pensando que el pequeño imperio de tu blog, que con tanto esfuerzo levantaste, está en cuidados intensivos por una mala decisión. El día que Juan compró el dominio de su blog no sabía que un cambio de dominio puede afectar al PageRank de tu página, porque pasa a ser un nuevo dominio. Aunque su blog siguió recibiendo visitas de buscadores, el tráfico descendió abruptamente. Juan siguió consejos de otros internautas, pero le llevó meses recuperar el terreno perdido.

Cómo registrar tu dominio sano y salvo

En la elección de un dominio intervienen muchos otros factores. Además del nombre en sí -que también es muy importante- hay que considerar la extensión, el lugar donde lo registramos o el periodo de vigencia, entre otros.

  1. Aléjate de dominios complicados: Un dominio no tiene que ser el principio de una novela de terror. Si es corto mejor que mejor. Tal vez se te ha ocurrido que puedes hacer un juego con símbolos especiales del ordenador. Error. Ni tan siquiera te atrevas a mencionarlos, como tampoco deberías incluir guiones, números o ‘eñes’. Bueno, números pueden utilizarse si no te queda otro remedio… pero no es lo mejor desde el punto de vista del SEO. Avisado quedas…
  2. Asegúrate de que eres el propietario: Cuando compres tu dominio, comprueba que tu nombre aparece como propietario si no quieres tener problemas en caso de que decidas llevártelo de un servicio de hosting a otro.
  3. No compres un dominio a ciegas: Antes de comprar un dominio es importante comprobar el historial del mismo, especialmente si adquieres un dominio caducado. Así evitarás malas sorpresas más adelante, cuando comprobemos que estaba en la lista negra de Google, por ejemplo. ¿Cómo hacerlo? Un primer paso sería buscar el dominio en los buscadores. Si hay malos comentarios o no aparece ninguna información sobre el mismo, es un motivo para sospechar. A continuación puedes buscar cómo era la web en un periodo de tiempo determinado en la página Archive.org.
  4. Mantente alerta cuando llegue la renovación: El mejor consejo es activar la renovación automática del blog o al menos comprarlo por muchos años. Así evitarás sustos de última hora cuando descubras que tu dominio ha expirado, o peor aún, que alguien te lo ha robado… Si has comprado un dominio pero no sabes si esto será lo tuyo… entonces ten cuidado…
  5. Confía tu dominio a un buen servicio de hosting: A veces dejarse llevar solo por el precio puede tener malas consecuencias. Asegúrate de que el servicio de hosting donde alojas tu web tiene buena reputación, que cuenta con opiniones positivas de clientes y que no te hará la vida imposible si decides llevarte el dominio a otra parte. Lo que ahorras en una parte puede que lo pagues en velocidad de carga de tu blog y otros factores que influyen en el posicionamiento de tu web en buscadores. Además, no olvides que un precio barato puede esconder una oferta sensiblemente inferior a la de otras empresas. Incluso lo que parece barato al principio luego deja de serlo con costes que no esperábamos.
  6. Compra otras extensiones del mismo dominio: A veces, comprar dominios sirve para evitar riesgos, como por ejemplo que salga un competidor con un dominio muy parecido pero en otro país, que te pueda hacer la vida imposible.
  7. Usa tu nombre… pero bajo ciertas condiciones: Si quieres promocionar tu blog personal, pero el destino ha querido que te llames Juan García, igual no es tan buena idea. Además de que lo más seguro es que no esté libre.
  8. Los subdominios son tus aliados: No hace falta que te dejes el sueldo comprando muchas variantes de un dominio. En cualquier servicio de hosting podrás crear todos los subdominios que quieras, como por ejemplo “tv.yo.com”, “mobile.yo.com” o “games.yo.com”.
  9. ¿Qué hacer si mi dominio ya está registrado?: Ante todo no entrar en pánico. No es el fin del mundo. Es mejor no resignarse a una extensión .eu si el dominio principal ya estaba registrado. Tenemos dos opciones: echarle más imaginación o bien averiguar los datos del propietario en Whois y hacerle una oferta que no pueda rechazar. Si optas por echarle imaginación, Bustaname y Dot-o-mator son dos herramientas que pueden echarte un cable.

Es normal que la euforia por empezar un nuevo proyecto nos ciegue al principio. Nos concentramos en el nombre que va delante de la extensión del dominio, y listo… trabajo hecho. Pero no somos conscientes de que los fantasmas nos esperan a la vuelta de la esquina, para perseguirnos y hacernos sentir culpables. Con estos consejos, podrás bloguear tranquilo…

Sobre Jorge Planelló 79 Artículos
Jorge se las ha visto con todo tipo de contenidos y en muchos frentes, como periodista, productor audiovisual, editor de ebooks y copywriter. Es licenciado en Ciencias de la Información, Estudios de Asia Oriental y, como no era suficiente, posee un Máster de producción audiovisual. Lleva varios países en su mochila y habla tres idiomas (entre ellos chino).

  1. Yo soy un desastre para esto. Para mi web principal madridsensations.com no tuve ninguna duda, me llegó la inspiración y la felicidad al ver que estaba libre, me encanta, refleja todo lo que quería expresar, y está en inglés porque ese es mi mercado principal. Pero cuando decidí hacer un blog sobre España en inglés… ufff… dos años llevo con eso. Primero me compré yourtraveltospain.com y allí empecé a publicar, pero como no me gustaba el dominio dejé de actualizarlo y empecé a pensar en otros nombres… me compré sensationsinspain.com, pero tampoco me convencía del todo (porque suena enrevesado) y ni lo empecé… después me he comprado o toursensations.com (pagué 300€ al dueño anterior) y como aún no estoy convencida aún no he empezado tampoco. ¡Qué desastre! A veces la indecisión es nuestro peor enemigo.

    • La elección de dominio es una decisión importante y es mejor tomarla de la forma más informada posible pero también con resolución.

      Esa indecisión de la que nos hablas puede ser un enemigo mucho peor que los riesgos de redireccionar en un momento dado, o de escoger un dominio que es solo un pelín por debajo de “perfecto”… porque esa indecisión te impide avanzar.

      Estas advertencias están fenomenal para tenerlas en cuenta, pero a veces si intentamos cumplir todos los requisitos podemos llegar a padecer lo que cuenta Esther, que es el paroxismo total.

      Ahí aconsejo respirar hondo y repetir ese refrán de “lo mejor es enemigo de lo bueno”, y tirar para adelante.

    • Hola Esther. Primero enhorabuena por tu blog sobre Madrid. Muy interesante. Como dice Laura, la perfección a la hora de comprar un dominio no existe. Sí que podemos tomar esa decisión de manera informada y reducir el riesgo de tener ciertos problemas más tarde. De ahí este post. Pero al final, nuestro proyecto evoluciona y nuestras necesidades también, y esto es imposible de tener en cuenta al principio. ¡No eres tan desastre! Simplemente te recomiendo lo mismo que Laura, motores a todo gas y ya habrá tiempo de reconducir el camino. Las grandes empresas también vacilan como ves. Facebook ha tenido que recomprar algún dominio clave por un ojo de la cara. El dominio no lo es todo en un blog aunque sea importante. Lo que está claro es que un proyecto sin contenido no puede funcionar. Ánimo! 🙂

  2. Fui victima de la historia, llevaba 3 años y un poco mas con mi blog, Buen Page Rank, DA, PA, y otras variables, a finales del año pasado me atreví a hacer el cambio y todo lo que implico, redirecciones 301, las imágenes de hace años ya no servían, muchos links rotos y perdí oportunidades de posicionamiento que había logrado y después de eso ya no soy el mismo, ya no me animo con la misma frecuencia a publicar, antes me contrataban para publicar para marketing de contenidos en mi blog y ya no, perdí muchas cosas, lograr diferenciacion y posicionamiento me tardo 3 años y 9 meses, en un ratico se perdió todo por un mejor dominio con el concepto de lo que escribo, lo importante es escoger el dominio independiente de la terminación, ya que hay decenas, .Newyork, .amazon. diferenciarse es el lo difícil ofreciendo valor.

    • Muchas gracias por compartir tu historia! Después de todos los logros que conseguiste como blogger, comprendo que pasar por eso es complicado y desmotiva a cualquiera. Creo que los buscadores tienen una cuenta pendiente con esto… Igual de duros que son con unas cosas, también deberían serlo en el caso de las redirecciones. De todas maneras, si conseguiste todo eso, estoy seguro de que puedes volverlo a conseguir, con un blog de marketing o sobre otra cosa! Ánimo!

Responder a Jorge Planelló Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*