Domina el arte de la gamificación: cómo aplicar técnicas de videojuegos a tus contenidos

Gamificación

Es una de las palabras de moda en los últimos años: gamificación. Todo el mundo quiere gamificar algo. Aplicar técnicas de  videojuegos en cualquier contexto de nuestra vida cotidiana se ha convertido en una forma efectiva de obtener resultados. ¿Somos un profesor y nuestros estudiantes se aburren? Gamificación. Ahora todos están contentos y participativos en clase. ¿Tenemos una tienda online pero nuestros clientes no compran muy a menudo? Gamificación. Y ahora nuestros clientes regresan más menudo para llevarse algo.

Sí. Nosotros no vamos a ser menos y vamos a gamificar. Las mécanicas de los videojuegos también pueden aplicarse a los contenidos de tu blog y ayudarte a reforzar tu relación con la audiencia. El potencial es enorme. ¿Imaginas que tu web suscitase idéntica excitación en tus lectores que cuando estos juegan a la última sensación de la Play Station? La clave es tener criterio.

Los principios básicos de la gamificación

¿Cuál es el ingrediente que nos hace estar horas y horas sin soltar el mando de nuestra videoconsola? ¿Qué es lo que hace que muchos no puedan respirar tranquilos hasta que no se pasan el juego? Si hablamos de nuestro blog, el equivalente sería que los lectores estuviesen horas y horas leyendo nuestros posts… Vale, no exageremos. No se trata de aplicar técnicas de tortura. Es tan sencillo como jugar con estos elementos:

    1. Motivación: La motivación es el elemento que nos hace seguir adelante cuando jugamos a un videojuego. Tenemos que ser capaces de enganchar al visitante de nuestra web desde el principio hasta el final. Habitualmente, esto se consigue mediante un sistema de recompensas, pero no es la única manera. A menudo es más efectivo apelar al “miedo a perder” que al “deseo de ganar”. Por ejemplo, hay juegos que, nada más empezar, conceden créditos al jugador para comprar material. De esta forma, cuando se acaban, este suele continuar jugando o comprando créditos para no perder el estatus anterior.
    2. Reputación: En muchos videojuegos, en vez viajar en solitario, competimos por ser los mejores. Para muchas personas, el afán por medirse con otros, superarse o ganar y mantener nuestra reputación es muy poderoso. ¿Podemos trasladar este elemento a nuestra página web? Lo más importante ya no es la reputación en sí, sino cómo nos la ganamos. De ahí que tengamos que ponerlo difícil. Si tenemos que luchar y al final lo conseguimos, el efecto de la recompensa será mucho mayor, al igual que nuestras ganas por alcanzar la victoria. Uno de los mejores ejemplos es la red social de lugar Foursquare, donde podemos llegar a convertirnos en alcalde de un lugar si hacemos ‘check in’ en él muchas veces. Esto requiere un sacrificio, por supuesto. Ya no solo se trata de acudir al lugar, sino acordarse de sacar nuestro móvil. Hay que tener en cuenta que el logro de este objetivo es una experiencia social, ya que es bastante probable que en ese instante en que Foursquare nos reconoce la máxima distinción estemos con nuestros amigos o familiares.
    3. Feedback: Como jugadores, nos gusta que se nos reconozcan nuestros logros. El reconocimiento es una parte esencial en todo videojuego. Necesitamos que se nos recuerde que lo estamos haciendo bien o no. Por ejemplo, en algunos juegos recibimos puntos o vidas cuando completamos una acción. Así sabemos que estamos más cerca de llegar a nuestra meta. Un buen ejemplo es la aplicación Duolingo, que ha aplicado técnicas de gamificación al aprendizaje de idiomas. Duolingo, así como también la plataforma Preply dividen los contenidos en lecciones, y en todo momento sabemos lo que hemos progresado y lo que nos falta.
    4. Situaciones inesperadas: Si las situaciones que nos encontramos en un videojuego son predecibles terminaremos por aburrirnos y el elemento ‘motivación’ perderá fuerza. Nos gusta que nos sorprendan porque las sorpresas se nos presentan como retos y nos obligan a estar preparados. Y por lo tanto, a seguir jugando. 

Ideas para gamificar tu blog

Y ahora, ¿cómo podemos llevar estos elementos a nuestra web?  La respuesta es que no hay una sola forma de hacerlo. Aquí te damos algunas ideas, pero te animamos a ser creativo y compartirlas con nosotros. Imaginación al poder.

  • Recompensa por los comentarios: Una manera de animar a tus lectores a dejar comentarios es crear un ranking de fans o un sistema de estatus según el número de comentarios o votos recibidos por cada visitante.
  • Premios por acciones determinadas: ¿Quieres conseguir que más internautas se suscriban a tu lista de correo? En este caso, dar premios puede ser una manera efectiva de conseguirlo. Por ejemplo, si tienes una web de cocina puedes regalarles vídeos de recetas de cocina exclusivas a cambio de su correo. El problema de esta opción es que, aunque parezca la solución más sencilla para motivar al visitante, a la larga es la menos efectiva. Para conseguir que la motivación se mantenga a largo plazo es más efectivo reconocer el estatus de tus fans y crear un sistema gamificado en torno a ello. Si tu blog es de fotografía, y animas a tus lectores a compartir las suyas con la comunidad, puedes crear un sistema de categorías que reconozca a los miembros según el número de fotos compartidas. Los que más comparten pueden ser ‘artistas’ y tener ciertos privilegios, mientras que los que menos comparten son ‘aprendices’.
  • Encuestas y rankings: Siguiendo con el ejemplo de un blog de cocina, podemos conseguir más participación por parte de nuestros cocineros animándoles a compartir sus recetas y dejando a la comunidad votar cuáles son sus preferidas.
  • Anima a tus fans a participar en el diseño y contenidos de tu blog: ¿Vas a rediseñar tu web? ¿Vas a iniciar una nueva sección de contenidos? Entonces, ¿por qué no dar voz a tus seguidores? Pedirles opinión desde tu web o redes sociales, y hacerla bien visible al resto de la comunidad, puede ser una buena forma de reforzar la relación con la audiencia.
  • Recompensa a tus seguidores más fieles: Ellos son los brazos que sostienen tu web. Los que vuelven incluso después de haber tenido un mal día. Por eso merece la pena recompensarles por ello. Por ejemplo, ofreciéndoles acceso exclusivo a contenidos.

Y tú, ¿cómo gamificas tus contenidos? ¡Mándanos un comentario o compártelo con nosotros en Twitter!

 

 

Sobre Jorge Planelló 79 Artículos
Jorge se las ha visto con todo tipo de contenidos y en muchos frentes, como periodista, productor audiovisual, editor de ebooks y copywriter. Es licenciado en Ciencias de la Información, Estudios de Asia Oriental y, como no era suficiente, posee un Máster de producción audiovisual. Lleva varios países en su mochila y habla tres idiomas (entre ellos chino).

8 Trackbacks / Pingbacks

  1. Bitacoras.com
  2. Domina el arte de la gamificación: c&oac...
  3. Domina el arte de la gamificación: c&oac...
  4. Qué es 'Kaizen' y cómo te ayudará a ser mejor blogger | Superblogger
  5. Directorios de blogs: Atrae más tráfico y mejora tu SEO | Superblogger
  6. Técnicas de gamificación para tus campañas de email marketing | Superblogger
  7. Votación: Mejores post Superblogger 2014 | Superblogger
  8. Cómo aplicar la gamificación en una estrategia de marketing de contenidos

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*